G. M. Uniovi

Grupo de Montaña de la Universidad de Oviedo

Nos apasionan las montañas

Continuar...

viernes, 6 de mayo de 2022

El Michu (9 abril 2022)

Tras abrazarnos, saludarnos y asegurarnos de que no falta nadie, nos subimos al bus tomamos la A-63 para posteriormente tomar la salida 9 dirección Trubia y tras unos kilómetros giramos a la derecha en la AS-228. Una vez en Samartín, capital del concejo de Teverga nos detendremos para desayunar y comer un pinchín. Tras la parada del desayuno, las conversaciones y risas habituales toca subir el Puerto San Lorenzo pues nuestra ruta de hoy comienza en el alto.

 
Estamos desprotegidos, nos falta Álex. Qué raro se hace empezar la ruta sin un “vamos niños”... pero todo parece indicar que lo veremos a lo largo del día y eso nos tranquiliza.

Empezamos a caminar por el GR-101, como ya sabemos las marcas rojas y blancas designan un sendero de Gran Recorrido o lo que es lo mismo que esté previsto para hacer en 2 jornadas o que tenga más de 30 kilómetros. Este GR en concreto es el Camín Real de la Mesa. Calzada romana que comunicaba Astorga (Asturica Augusta) con Lugo de Llanera (Lucus Asturum). Se cree que el gobernador bereber Munuza intentó huir de Asturias por este puerto tras ser derrotado. Hoy en día podemos decir que tiene 3 etapas de sendero bien conservadas Torrestío- San Lorenzo, San Lorenzo- Dolia y Dolia- Grao (Esta última con tramo de carretera). Nosotros vamos a utilizar un pedacito del tramo de San Lorenzo a Torrestío desviándonos a la derecha para subir al Michu.

El autobús nos deja en el puerto San Lorenzo, a 1.348 m de altitud, donde empezaremos la ruta al margen izquierdo de la carretera. A los pocos metros veremos la primera cabaña y luego nos adentraremos en el bosque a la derecha que nos dejará en la venta de Piedra Xueves. Llamada así porque había un altar romano dedicado al Dios Júpiter, de ahí jueves. Desde Piedra Xueves seguimos las marcas del Camín Real de la Mesa unos metros hasta que nos adentramos entre las escobas desviándonos un poco del camino en zigzag que tanto nos hubiera facilitado el ascenso para alcanzar la parte superior de Michu, pero como siempre, la cabra tira al monte y como buenos cabritillos hicimos lo que era de esperar. Finalmente tras un intenso duelo con las escobas conseguimos salir del matorral sin perder nada más que la dignidad en una batalla contra un matorral que estuvo a punto de vencernos. Una vez sobrepasado comprobamos que el camino estaba a unos metros y que era muy pero que muy cómodo y amplio. ¡Cuánto nos gusta complicarnos!

Finalmente alcanzamos la cumbre, el Michu se ubica justo en la confluencia con el concejo de Teverga y es una montaña modesta, de 1.765 metros que está lejos de ser abrupta ni espectacular pero ejerce de mirador hacia las cumbres más singulares de Somiedo como son el Cornón, Peña Orn z, los Bígaros, los Albos, Peña Calabazosa, las Morteras, Penouta, Muxivén, el Mocosu y, como ya es habitual... Nos saludan las Ubiñas tan majestuosas como siempre.


Desde el Pico Michu haremos la bajada campo a través pues el terreno es sencillo e intuitivo, nuestro objetivo es alcanzar nuevamente el Camín Real de la Mesa un poco más adelante de donde lo habíamos dejado para cruzar la valla y continuar hasta braña la Corra, donde comeremos y nos echaremos un ratito aprovechando el día de sol magnífico que tenemos.


La braña la Corra está ubicada al pie de Peña Negra, “Penas Negras” para los vecinos de la zona al ser una superposición de placas de roca lisas muy característica y fácilmente identificable desde cualquier punto de la zona, un maravilloso punto de referencia como lo es el Pico Torres en el parque de Redes. La Corra es una braña mixta (En la que podemos ver teitos, corros y cabanos) y muy bien conservada desde la que observaremos las maravillosas vistas a las Ubiñas. Tras el descanso volveremos sobre nuestros pasos, esta vez por las marcas del GR en dirección Puerto San Lorenzo, sin desviarnos en ningún momento y a la espera de que Álex aparezca por algún lugar ¿Dónde c***** se metería esti rapaz?


Finalmente llegamos al bus, nos cambiamos, esperamos y una vez están todas las ovejitas juntas arrancamos a celebrarlo con un poco de lúpulo, aún nos respeta el sol. Hoy el agradecimiento se lo tenemos que dar a dos concejos Somiedo y Teverga pues estuvimos constantemente en la divisoria. Sintiéndolo mucho y siendo consciente de la belleza de Teverga siempre se me va la atención, la mirada, las palabras y el corazón a Somiedo. Mi bisabuelo aunque de adulto se mudó al concejo de  Salas, pasó su infancia y juventud ejerciendo de madreñero en un pueblo ya desaparecido, en las  cercanías a Villar de Vildas, así que mis raíces están ahí, entre teitos, árgomas y mastines.

Nos retiramos por hoy sin despedirnos del todo de dicho concejo porque en mayo volveremos, esta vez al majestuoso Cornón que hoy vimos resplandeciente y con una acumulación de nieve digna de cualquier cumbre del Karakórum. Pero no, no hace falta volar para ver esta maravilla, somos afortunados rapacinos. 

La semana que viene nos vamos a Picos de Europa, esta vez visitaremos uno de los refugios con más  encanto. Precisamente al estar en el macizo Occidental, al otro lado del rio Cares nos ofrece vistas espectaculares al Macizo Central. Además de pan rico, tapas de queso Gamoneu, cerveza de caña, su estructura que se asemeja más a una casita que a un refugio convencional, su ubicación, perfectamente resguardado a pesar de estar a 1.600m y qué decir del Jultayu y el Cuvicente al lado saludándonos. Simplemente maravilloso.

Pulsa aquí para ver la galería completa de fotos