viernes, 5 de mayo de 2017

Oviedo – Grao. Camino Santiago Primitivo (11 febrero 2017)


Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.
Al andar se hace el camino,
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.
Caminante no hay camino
sino estelas en la mar.

(Antonio Machado)

El supuesto descubrimiento del sepulcro del Apóstol Santiago en el siglo IX en tierras de Galicia dio al Reino de Asturias el argumento de peso para afianzarse como baluarte del cristianismo frente a Al-Andalus. De esta forma, el naciente reino astur, influenciado por Carlomagno (que quería una frontera estable ante los musulmanes) y por los mozárabes exiliados desde el Sur, pasaría sin solución de continuidad de ser un territorio fronterizo, rebelde a los romanos, visigodos y musulmanes, a heredero de la tradición gótica y génesis de la Cruzada para reconquistar la península.

El rey asturiano Alfonso II el Casto fue el primer peregrino a través del Camino Primitivo, uniendo para siempre a Oviedo y Santiago de Compostela, ciudades hermanadas, universitarias, pétreas, lluviosas.


Posteriormente surgirían el resto de caminos (Francés, del Norte, Portugués, etc), por los que irían llegando peregrinos desde múltiples lugares de Europa y con ellos influencias culturales y nuevas ideas. Estos tuvieron su cénit en el medievo, para decaer posteriormente hasta su rehabilitación en fechas recientes, superados los motivos religiosos por los deportivos y turísticos.

Como peregrino me queda el excelente sabor de boca de una experiencia inolvidable habiendo creando profundos lazos con mis compañeros de viaje. Y nos gustaría repetirlo con el Grupo de Montaña realizando el Camino Primitivo por etapas.

Etapa 1: Oviedo - Grao

Quien va a Santiago y no a San Salvador,
visita al criado y deja al Señor.

Siguiendo los pasos del rey Alfonso II, nos concentramos en la plaza de la Catedral de Oviedo para iniciar nuestro peregrinaje. De estilo gótico flamígero, consagrada a San Salvador y construida entre los siglos XIII y XVI, es uno de los iconos de Oviedo y atalaya que observa los hechos acaecidos en Vetusta desde entonces.

Catedral y Grupo de Montaña de la Universidad de Oviedo

Partimos callejeando bajo la lluvia por diversas rúas ovetenses: Jovellanos, la Luna, Covadonga, Independencia, hasta llegar a las afueras tras cruzar los barrios de la Argañosa y la Florida.

No perdáis de vista las conchas

Ya en la zona rural de la capital, atravesamos diversos lugares (Llampaxuga, Lloriana, puente Gallegos) recorriendo caminos y pistas, mientras nos acercamos al alto del Escamplero, donde la lluvia ya torna torrencial. Hemos cruzado el río Nora y cambiamos el concejo de Oviedo por el de las Regueras. Las vistas desde aquí del Aramo y del Monsacro son excelentes... si se viera algo.

Un día cualquiera en el Escamplero

Rodolfa, mira a esos idiotas, que pingadura están cogiendo. Jajaja, Gertrudis qué mala eres

Dejamos el alto (la única dificultad de la jornada) y tras un pequeño tramo de carretera comemos al resguardo de la cuadra de un amable vecino. Posteriormente atravesamos Premoño, Valduno y Paladín, rodeados de preciosas fincas y bosquetes de robles y castaños. No nos detenemos mucho, el día está bastante desagradable.

Sigue el camino de flechas amarillas
No hay nada qué ver aquí. Circulen, circulen...

Llegamos al concejo de Grao en Peñaflor, donde se cruza el Nalón por el puente homónimo. Tras más de 20 kilómetros bajo la lluvia, sólo nos queda atravesar las vías de FEVE y el río Cubia para llegar a la villa moscona de Grao, famosa por su tocinillo de cielo, sus mercados dominicales y la fiesta de la Primera Flor.

Ahora a poner ropa seca y descansar. ¡Buen camino!

(Etapa siguiente: Grao - Salas)

Gracias a Aída por el reportaje fotográfico. La galería completa de fotos en flickr.

Descargar ruta en formato GPX

No hay comentarios:

Publicar un comentario