miércoles, 25 de octubre de 2017

Corao - Cruz de Priena (21 octubre 2017)

A veces me voy solo a caminar o correr por el monte, el contacto con la naturaleza me recarga las pilas y me genera sosiego y felicidad.
Pero como todas las cosas buenas, mucho mejor si la experiencia es compartida. Así que busco, siempre que puedo, disfrutar en compañía de las sencillas alegrías de vivir: caminar, conversar, tomar una sidra -o muchas-, reír.
Además son gratis (bueno, la sidra no, pero es muy barata). Comprar y acumular cosas inútiles no me aporta nada.
Prefiero el contacto con otras personas. Y qué bien que lo pueda hacer con mis amigos del Grupo de Montaña durante un nuevo curso.
Entonces otro sábado más -y ya van muchos, muchísimos- en el que no podemos dormir la mañana, pero en el que nos disponemos con mucho gusto a compartir las montañas asturianas. 

Cruz de Priena (725 m) desde la basílica de Covadonga

En este día 21 de octubre de 2017 visitaremos la Cruz de Priena y Covadonga. En el punto de reunión nos reencontramos los habituales tras el veranín, y como es común al principio de la temporada, hay bastantes caras nuevas.
Creo que somos buenos anfitriones: cada vez hay más personas que quieren venir con el Grupo. Al autobús sólo le falta llevar gente colgada del techo y las ventanas, al estilo de los trenes de la India.

Cogemos camino del oriente, por la nacional 634, bajo el sol y la promesa de un bonito día. Nava, Infiestu, Les Arriondes... y tras la breve parada para desayunar en Cangas de Onís, seguimos hacia la glorieta de Soto de Cangas, para llegar hasta Corao, punto de partida de la excursión.
Del precioso pueblo parte una pista que sube hacia los lagos de Covadonga (ruta de Frassinelli PR PNPE 1) y que nosotros abandonaremos más adelante para hacer cumbre.


La pista es muy cómoda y tendida, salvo algunas piscinas de barro en las zonas de umbría, que nos aportan hidratación y magnífico lodo a nuestros castigados pies.

Se oyen crujidos de articulaciones oxidadas, alguna se pasó en la playa todo el verano

Vamos en plan dominguero, a un paso muy relajado y haciendo fotos a cualquier cosa. ¡Turistas! A nuestro paso atravesamos la aldea de Abamia, donde visitamos la hermosa iglesia románica de Santa Olaya, rodeada de tejos y en la que estuvo enterrado Pelayo.

Santa Olaya de Abamia

Seguimos ganando altura, y ganando también en las vistas.


Tras una fuente, abandonamos la pista y tomamos a la derecha un sendero que sube hacia un collao situado a la izquierda de la cima, donde nos espera un enorme mastín con su rebaño. Un pequeño esfuerzo más y ya estamos a los pies de la enorme cruz.


Cumbre, comida y siesta al sol, con Covadonga a nuestros pies e increíbles vistas en todas direcciones.




Estamos muy cómodos y todavía es pronto, pero hay que ponerse en marcha: nos espera la santina. Si la vertiente Norte del monte era muy suave, hacia Covadonga es vertical, y el camino de bajada zigzaguea agarrándose a la ladera y descendiendo varios cientos de metros en relativamente poca distancia.


Aunque la ruta era corta y con poco desnivel, llegamos cansados al autobús (hay que empezar poco a poco tras el parón veraniego), y mientras algunos se disponen a visitar la Santa Cueva, otros peregrinamos al santo sitio donde se sirven bebidas espirituosas.

Un buen comienzo de temporada, estad preparados que el nivel va a ir aumentando...

Agradecimiento I: a nuestro gran jefe Raúl por su cariño, disposición y esfuerzo para mantener este magnífico Grupo un año más a pesar de las dificultades. Sin él no sería posible todo esto. ¡Muchas gracias!
Agradecimiento II: a JM por el tiempo que compartimos, esperamos que no nos olvides. ¡Mucha suerte!
Agradecimiento III: a Asís por visitarnos, ¿o es que nunca te fuiste?

La galería completa de fotos en flickr

Descargar ruta en formato GPX

No hay comentarios:

Publicar un comentario