lunes, 5 de marzo de 2018

Brañavalera (24 febrero 2018)

Nuestro gran amigo Alessandro, desde su ostracismo hamburgués, nos regaló su grata presencia con una visita estos días, y de paso nos relató con su perfecto itañol la ruta de hoy, que una vez más hubo que cambiar, repitiendo Brañavalera (como en las navidades de 2015). Parole parole:

Brañavalera (1483 m)

Resumen de la excursión a Brañavalera.

Ya a las primeras horas de la mañana el día parece ser muy prestoso: un tímido solín empieza a calentar la fría mañana invernal. Como siempre quedamos en plaza de la Gesta y, después de los saludos, salimos de allí a las 8:39. Nos paramos a desayunar en Pola de Lena donde hemos podido disfrutar de una taza de café con leche o de un cola cao. Una vez acabado el desayuno volvemos al autobús que nos ha llevado hasta el alto de la Cobertoria, punto de partida de la excursión.

Muy sonrientes en la Cobertoria

Hemos empezado a subir por una pista con una ligera inclinación y hemos podido admirar el paisaje que nos estaba rodeando: los montes cubiertos de nieve, los verdes valles asturianos y más lejos el mar Cantábrico (también conocido con el nombre de Océano Atlántico por parte de los transpirenaicos). Después de los primeros 45 minutos de camino hemos empezado a pisar la muy esperada nieve y, a partir de este momento, la marcha se ha hecho más lenta y más animada al mismo tiempo. Hemos seguido andando por otra media hora hasta el comienzo de la verdadera subida, antes de la cual hemos descansado para recuperar las fuerzas. Los más prestosos cocineros del grupo han aprovechado de este descanso para ofrecer a los participantes sus manjares mientras un grupo de psuedo-adultos ha empezado una batalla con bolas de nieve que seguirá para toda la excursión. Una vez acabado el descanso hemos empezado la subida más dura del día y después de una larga media hora hemos llegado a un collado, con una vista hermosa sobre las montañas cubiertas de nieve. Aquí hemos descansado y la gente ha aprovechado el panorama para sacar fotos.


Al final, después de mucha subida, hemos tenido que dejar el collado bajando un poco.  Los físicos han aprovechado de dicha bajada para explicar a la parte restante del grupo como funciona un plano inclinado. Por lo visto la lección ha sido muy bien aprendida por parte de un matemático y otros excursionistas que han decidido ponerla en práctica disfrutando, en este modo, de la nieve. Una vez acabada la bajada hemos vuelto a caminar en una pista que iba más o menos en llano hasta el principio de la última subida que nos ha conducido a la cumbre, donde llegamos después de una ultima hora de camino. Increíblemente no había nieve en la cumbre y, debido a la falta de geólogos, el fenómeno se queda sin explicación.


¡Desde la cumbre la vista ye hermosa, ho! A lo lejos hemos podido claramente ver los Picos de Europa y delante de nosotros se perfilaba "la tierrina". Desafortunadamente este momento de reconciliación entre hombre y naturaleza ha estado ruinado por parte de un habitante de la más grande aldea de Asturias que se puso una camiseta con dudoso gusto estético en el momento de sacar la foto de grupo. De todas formas, gracias a fotoshop y un a poco de sentido común el daño ha sido reparado.

¡Cumbre! Al fondo, en el horizonte, se ven los Picos de Europa bajo la luna

Las Ubiñas, con la pirámide de Peña Rueda destancando en primer plano

Pico Torres, vestido de blanco

No todos los días se come viendo este espectáculo

Terminada la comida hemos empezado la bajada por el mismo camino de la ida. También durante la vuelta muchos de nosotros han vuelto a ser niños y han disfrutado de la nieve a través de batallas con bolas y bajadas en trineo.

El hermoso atardecer tenía una luz muy especial

Una vez que hemos llegado al autobús y que nos hemos cambiado de ropa hemos empezado la vuelta a la capital. Desafortunadamente no hemos podido volver a Oviedo con la usual puntualidad debido a un desfile de carnaval en Pola de Lena, donde hemos decidido parar para tomar algo.  De todas formas, hemos llegado al destino sobre las 19:30 de la tarde y como ya es tradición hemos ido a tomar a sidra, empezando en este modo la tradicional "post-ruta" Pero esta ya ye otra historia.

¡Bravo! ¡Qué grande eres! Jajaja. Te echamos de menos, pero te veremos pronto. ¡Hasta la próxima!

La galería completa de fotos en flickr

Descargar ruta en formato GPX

No hay comentarios:

Publicar un comentario